La vida me dio una segunda oportunidad

Así como las personas que fueron rescatadas de entre los escombros desde los distintos edificios que se derrumbaron el pasado 19 de septiembre por el terremoto que golpeó ferozmente a la Ciudad de México y otras entidades del país, la vida y el destino decidieron darme una segunda oportunidad. No precisamente por haber estado enterrado entre piedras, sino porque por una emergencia tuve que dejar el país.

Mi departamento fue uno de los que cayó durante el fuerte sismo, lo perdí todo, pero no estoy triste, sino agradecido. Hoy pienso en lo que hubiera pasado si en lugar de estar en uno de los hoteles de Veracruz, me hubiera quedado en casa.

Generalmente los lunes y martes trabajo desde casa, pero un día antes de que sucediera el desastre natural, mi jefe me llamó y me dijo que uno de nuestros clientes del Puerto necesitaba asesoría urgente, por lo que esa misma tarde debía tomar un vuelo y que me tomara el tiempo necesario hasta resolver el problema. Hacía tiempo que no visitaba al pueblo jarocho y me dio gusto, quizá esa sensación de alegría era mi alma respirando un segundo aire de vida. Así que empaqué tan rápido como pude y me dirigí al aeropuerto. Atendí la junta ese mismo día y quedamos de vernos el martes 19 en sus oficinas. Ahí estaba, hablando de negocios cuando recibí una llamada, eran mis padres llorando, preguntando si me encontraba bien. Eso me desconcertó, no sabía qué estaba sucediendo. Me comentaron que mi edificio se cayó por el terremoto. Ellos estaban sanos y salvos, y se tranquilizaron al conocer que estaba fuera de la ciudad. Ahí sentí un hueco en el estómago. Encendimos la televisión de la sala de juntas y vimos la magnitud del problema. Me quedé sin habla.

Imaginé que si no hubiera venido a Veracruz estaría en mi sala o en el comedor trabajando, escuchando música, por lo que posiblemente no hubiera escuchado la alarma sísmica. Quizá no hubiera tenido tiempo de salir y hubiera quedado atrapado, posiblemente muerto o esperando aún que me saquen. Estos pensamientos me helaron la sangre, me  di cuenta que tengo una oportunidad más de vivir, de cumplir mis sueños. No como otras personas, adultos y niños, que ya no lo podrán hacer, se las arrebataron de tajo.

En ese instante le dije al cliente que tenía que irme, por la tranquilidad de mi familia, para revisar qué hacer con el departamento, ayudar en lo que pueda. No tuvo objeción, sólo me pidió que lo esperara un momento. Tras 40 minutos, volvió, yo estaba desesperado y molesto porque creía que no había entendido mi urgencia por irme, pero se había ido para recolectar dinero entre sus empleados y me dio 3 mil 700 pesos. “Para lo que se ofrezca”, me dijo y nos despedimos.

Logré llegar a la CDMX, fui a mi departamento, ayude con listas de los vecinos que vivíamos ahí, o los que logré acordarme. Apoyé en centro de acopio, sirviendo comida a los rescatistas, consiguiendo material. Debía ayudar, pues era afortunado de seguir en este planeta. Vivo.

Manuel Bartual, el novelista tuitero

Twitter llegó para quedarse y no morirá mientras siga adaptándose a las tendencias y mientras haya usuarios que se atrevan a innovar, tal como lo hizo Manuel Bartual, un caricaturista y diseñador español que cautivó al mundo con su novela tuitera, que duró días y muuuuchos tuits.

La historia comenzó a narrarla para sus seguidores como si estuvieran sucediendo cosas raras en sus vacaciones, las cuales se fueron complicando y con ayuda de fotografías y videos fue atrayendo a más público, a gente que no lo seguía y que se quedó atrapada entre las redes de su narrativa. Era muy simple, casual, pero los personajes que creó eran tan reales que nadie pensó en el final.

Bartual describió cada momento de sus vacaciones, que  lo seguía un hombre extraño y otro que se parecía mucho a él, como si fuera su doble. Narró la historia de dos hoteles similares, donde había gente extraña y donde ocurrían sucesos fuera de lo normal. La gente no podía dejar de leerlo, incluso le enviaban mensajes de que se cuidara y le demostraban su preocupación. Manuel agradecía las muestras de cariño pero los acontecimientos no cesaron ni al regresar a su casa, pues su ‘doble’ lo siguió, lo observó y amenazó.

Las cosas se estaban poniendo feas y, para mi gusto, empezaba a perder un poco de credibilidad con algunas cosas que mencionaba, como que estaba perdiendo la cordura o sucesos paranormales. Quizá el caricaturista lo sospechó y decidió publicar unos último tuits y terminar con la historia.

SPOILER ALERT

Al final resultó ser pura fantasía, una historia que él inventó en compañía de su pareja, quien le ayudó a tomar fotografías y videos, para hacer aún más creíble su historia. Cuando me enteré que todo fue producto de su imaginación me molesté, pues quería que fuera real. Ya después lo analicé y sólo pude pensar que fue una gran idea que poco podrán imitar, pues ya hay un gran antecedente y será difícil duplicarlo.

La idea de Manuel Bartual provocó que grandes figuras del entretenimiento y el deporte español decidieran rendirles breves homenajes, como lo hizo el portero del Porto y exguardameta de la selección de España.

Esto también me puso a pensar la fuerza que tiene Twitter para que las personas crean que algo es real, como las fotos de la guerra de Siria que comenzaron a circular cuando hubo saqueos en México o imágenes de sitios destruidos como si fueran lugares de nuestro país afectados por una desastre natural.

No digo que no hay que creer en todo lo que vemos en esta red social, que tiene una inmediatez extraordinaria y nos permite estar informados en tiempo real, pero sí hay que conocer las cuentas confiables y siempre verificar la información que llega a nosotros. No porque lo diga una sola persona tiene que ser real.

En fin, disfruten de las buenas historias, ríanse de las bromas, gocen con las tuitnovelas, pero no se dejan llevar sólo porque la información parece real, confírmenla en diversos medios, enciendan las noticias, vean los periódicos y sus páginas digitales.

Lo que piensan ellos

El día de hoy, al estar desayunando en uno de los hoteles en Guanajuato que frecuento mucho, escuché sobre los planes de Piong Yang para lanzar otro misil el día sábado en contra de la resolución de las Naciones Unidas donde se estipulaba el cese inmediato de su programa nuclear.

Parece, al menos de acuerdo a la información que tenemos, que el gobierno de Corea del Norte está buscando una guerra con los Estados Unidos y sus aliados. En occidente sabemos perfectamente bien cuál sería el resultado de una campaña de esa naturaleza y de qué manera el norte de Corea sería convertida en cenizas.  Sin embargo, parece ser que el mandatario comunista y su partido saben algo que nosotros no, que en nuestro lado del mundo ignoramos por completo.  De lo contrario, es adverso a las leyes de la lógica el provocar a un país nuclear como los  Estados Unidos y sus aliados.

Para entender mejor el escenario tan delicado el que enfrentamos, debemos saber que hay la mente de la contraparte para entonces poder tomar medidas más apropiadas a un probable escenario que la mayoría de las personas, incluyendo la prensa, no están viendo.

-Corea no cree capaz a E.U.A de cumplir sus amenazas- 

 Una posibilidad de las acciones deliberadas de la administración norcoreana pueden estar fundadas en la creencia que los norteamericanos jamás entrarán en un conflicto armado  de esa magnitud. Esta suposición puede estar fundada en la evidencia de la inactividad de las administraciones pasadas, pese a sus constantes amenazas.

¿Porque habría de ser esta vez distinta?

-Corea del Norte cree débiles a los aliados de E.U.A –

 Aunque los Estados Unidos son conocidos por ignorar las leyes internacionales, sin embargo esa repetición trabaja en contra de los norteamericanos precisamente por las constantes acusaciones que se le hace. Al tener una nueva administración, el gobierno norteamericano podría querer limpiar su nombre ante estas acusaciones. Si los aliados de E.U.A  entienden el peligro de este conflicto, seguramente buscarán negociaciones aunque sean eternas.

-Corea del Norte no está sola- 

Esta es la posibilidad más probable y por mucho la más peligrosa. Solamente sabiendo los norcoreanos que tienen un escudo y un martillo de un gran poder a su disposición no harían nada de lo que están haciendo. Ese poder podría ser China, un país con el que Corea del Norte tiene una muy buena relación además de ser un poder responsable por haber sentado a los norteamericanos a negociar durante la guerra de Corea de 1950. China es el tercer poder nuclear en el mundo y tiene el ejército más grande en el mundo. Una guerra con el Gigante Rojo sería una receta propia de un Apocalipsis mundial donde pocos serían los afortunados que sobrevivirían en el planeta.

Es un hecho que los norteamericanos saben de estas opciones. Si van a la  guerra es porque quieren que esto suceda y aceptarán las consecuencias que esto conlleve.

Capacidad Militar

La semana pasada agarramos una promoción de vuelos baratos a Nueva York, donde pasamos dos semanas. Una ciudad que para ser francos siento que está muy sobrevendida y no es lo que era antes; sin embargo, sigue siendo una gran metrópolis que visitar.

Durante nuestro tiempo en aquella ciudad hicimos todo tipo de actividades típicas turísticas, incluyendo un extraordinario paseo en globo por toda la ciudad y por los alrededores incluyendo a través del gran rio Hudson. Durante este vuelo en globo , tuve la dicha de ver en el mar una flota de destructores de la marina norteamericana, escoltados por muchos helicópteros Black Hawk y dos Apache , lo que me hizo recordar la enorme capacidad militar que posee aquel país.

Mucho se habla en muchos foros y noticias sobre la capacidad militar de los países , especialmente ahora con la situación que se vive con Corea del Norte. Sin embargo , pocas veces se nos explica exactamente qué es la capacidad militar.

La capacidad militar de una nación está dictaminada por tres factores principales, que en si mismos pueden determinar nuestro objeto de cuestión, estos principios son básicos y no se deben pasar por alto si es que queremos entender cómo funciona el mundo armado.

-Maquinaria-     

La maquinaria de guerra de cualquier país o nación se mide en el equipo mecánico bélico que poseen como barcos, aviones, helicópteros, tanques, radares, misiles, submarinos, portaaviones y por supuesto equipo de ingeniería militar, crucial para convertir cualquier campo de batalla a modo propio de acuerdo con las necesidades y capacidades que se tienen.

-Efectivos-  

Los efectivos en cualquier fuerza armada son aquellos quienes operan toda la maquinaria militar que se posee y quienes se encargan de su coordinación adecuada para imponer su voluntad contra la del enemigo. Sin embargo , esta sección de la capacidad militar esta , por lo general mal comprendida, ya que muchos se dejan llevar por los meros números, un factor importante aunque no determinante.

-Entrenamiento-     

 El entrenamiento de los efectivos es lo que hace a un cuerpo armado uno efectivo o uno mediocre. El entrenamiento es siempre lo que determina y hace la diferencia entre la victoria y la derrota. A lo largo de la historia , tenemos un sin numero de ejemplos cuando la calidad se impone a la cantidad , ejemplos que datan desde tiempos Romanos y griegos , hasta nuestros días modernos. Es en esta sección donde muchos ejércitos alrededor del mundo fallan en enfatizar ya que muchos , como los chinos , siempre han preferido cantidad sobre calidad. La calidad de los efectivos se determina en gran medida en su capacidad de adaptación a cualquier condición y conducir sus operaciones pese a las mismas.

Estos tres elementos son los que determinan la capacidad militar de una nación , un factor de suma importancia ya que como todos sabemos , la fuerza es la que habla.

Mayday: Catástrofes aéreas me provocó un trauma

Me encanta viajar, salir de vacaciones, conocer nuevos lugares y aventurarme a lo desconocido. Para eso prefiero hacerlo en avión que trasladarme en autobús o en carro; sin embargo, eso podría cambiar después de ver el programa ‘Mayday: Catástrofes aéreas’.

Decidí viajar fuera de la Ciudad de México, poner rumbo al mar, Baja California fue el destino, así que elegí un vuelo de Viva Aerobus y me puse en marcha. Mientras despegaba, recordé que un amigo me recomendó este programa de televisión, dijo que me iba a interesar muchísimo, así que decidí esperar a que nos permitieran sacar los celulares para buscar algunos capítulos en YouTube. Dicho y hecho, me capturó al instante, perdí la noción del tiempo y cuando miré por la ventana después de un par de capítulos, el terror se apoderó de mí.

El programa trata sobre graves accidentes que tuvieron aviones en el mundo, en su mayoría de Estados Unidos, por lo que ya se imaginarán el nervio que sentí de estar sobrevolando algún lugar de México y con la idea de que pudiéramos chocar, gracias a Dios no pasó, llegué sano y salvo a mi destino, pero maldito programa, es tan adictivo que hasta traumas te provoca.

Por eso me puse a pensar en cuáles son los peores accidentes aéreos en la historia, yo sólo podía recordar el del Chapecoense, equipo de futbol brasileño que perdió a gran parte de sus jugadores cuando el avión en el que viajaban junto con algunos periodistas hacia Colombia se cayó, dejando poco más de 70 muertos.

Fue un golpe duro para el balompié mundial y para todo el pueblo brasileño, pero la cifra de decesos no se compara con otros accidentes en los que perdieron la vida más de 500 personas.

LOS PEORES ACCIDENTES AÉREOS EN LA HISTORIA

‘El accidente de los rodeos’ dejó 583 personas muertas cuando dos aviones Boeing se estrellaron en la pista, pues los de Torre de Control ya no se pudieron comunicar con los pilotos y ninguno de ellos vio a la otra aeronave, debido a la niebla que cubría la ciudad de Tenerife, lugar donde ocurrió el lamentable suceso.

El siguiente siniestro con más muertes fue el Vuelo 123 de Japan Airlines, donde fallecieron 520 personas. A diferencia de lo ocurrido en Los Rodeos, aquí sólo estuvo involucrado un solo avión, el cual cayó en el MonteTakamagahara.

La Colisión aérea de Charkhi Dadri es el tercer accidente con más muertes, al dejar 349 fallecidos después de que dos aviones colisionaran en los cielos. Como si dos autos chocaran después de que alguno se pasara el semáforo en rojo, pero esto fue en los cielos, con una gran explosión.

Mejor decidí detener mi investigación, porque sólo aumentaba mi miedo a volar y eso no ayudaba a mi pasión por conocer el mundo. No estaba dispuesto a hacerlo por tierra, pero tampoco quería dejar de ver el programa, por eso mejor me enfoqué en lo positivo.

En el programa también te muestran las investigaciones que siguen los diferentes organismos del gobierno para determinar las fallas que hubo previo al siniestro, y ya con las respuestas les permite seguir innovando en la seguridad de los aviones.

Por eso no hay que olvidar nuestra historia y lo que ésta nos ha enseñado, podría salvarnos la vida en un futuro.