Lo que piensan ellos

El día de hoy, al estar desayunando en uno de los hoteles en Guanajuato que frecuento mucho, escuché sobre los planes de Piong Yang para lanzar otro misil el día sábado en contra de la resolución de las Naciones Unidas donde se estipulaba el cese inmediato de su programa nuclear.

Parece, al menos de acuerdo a la información que tenemos, que el gobierno de Corea del Norte está buscando una guerra con los Estados Unidos y sus aliados. En occidente sabemos perfectamente bien cuál sería el resultado de una campaña de esa naturaleza y de qué manera el norte de Corea sería convertida en cenizas.  Sin embargo, parece ser que el mandatario comunista y su partido saben algo que nosotros no, que en nuestro lado del mundo ignoramos por completo.  De lo contrario, es adverso a las leyes de la lógica el provocar a un país nuclear como los  Estados Unidos y sus aliados.

Para entender mejor el escenario tan delicado el que enfrentamos, debemos saber que hay la mente de la contraparte para entonces poder tomar medidas más apropiadas a un probable escenario que la mayoría de las personas, incluyendo la prensa, no están viendo.

-Corea no cree capaz a E.U.A de cumplir sus amenazas- 

 Una posibilidad de las acciones deliberadas de la administración norcoreana pueden estar fundadas en la creencia que los norteamericanos jamás entrarán en un conflicto armado  de esa magnitud. Esta suposición puede estar fundada en la evidencia de la inactividad de las administraciones pasadas, pese a sus constantes amenazas.

¿Porque habría de ser esta vez distinta?

-Corea del Norte cree débiles a los aliados de E.U.A –

 Aunque los Estados Unidos son conocidos por ignorar las leyes internacionales, sin embargo esa repetición trabaja en contra de los norteamericanos precisamente por las constantes acusaciones que se le hace. Al tener una nueva administración, el gobierno norteamericano podría querer limpiar su nombre ante estas acusaciones. Si los aliados de E.U.A  entienden el peligro de este conflicto, seguramente buscarán negociaciones aunque sean eternas.

-Corea del Norte no está sola- 

Esta es la posibilidad más probable y por mucho la más peligrosa. Solamente sabiendo los norcoreanos que tienen un escudo y un martillo de un gran poder a su disposición no harían nada de lo que están haciendo. Ese poder podría ser China, un país con el que Corea del Norte tiene una muy buena relación además de ser un poder responsable por haber sentado a los norteamericanos a negociar durante la guerra de Corea de 1950. China es el tercer poder nuclear en el mundo y tiene el ejército más grande en el mundo. Una guerra con el Gigante Rojo sería una receta propia de un Apocalipsis mundial donde pocos serían los afortunados que sobrevivirían en el planeta.

Es un hecho que los norteamericanos saben de estas opciones. Si van a la  guerra es porque quieren que esto suceda y aceptarán las consecuencias que esto conlleve.